Skip Ribbon Commands
Skip to main content
SharePoint
Help
Skip Navigation LinksGeneración Más / Vida Sana / Vida sin drogas

Vida sin drogas

Iniciativas Juveniles


Definición de Sustancias Psicoactivas (SPA)

 


Las sustancias psicoactivas pueden definirse como “toda sustancia lícita o ilícita, de origen natural o sintético, que modifica el funcionamiento del sistema nervioso central y puede alterar los estados de conciencia, la percepción y otras funciones del organismo” (MPS, 2011).


Una SPA puede modificar la manera como concibes el mundo, alterar tus emociones y la forma en que piensas y actúas. Los riesgos asociados a su uso dependen del tipo de sustancia, de las características de la persona y del entorno, de los tipos de consumo y de las cantidades empleadas.


Al cabo de un tiempo estas sustancias pueden generar dependencia, es decir, que a pesar de las complicaciones físicas, psicológicas, académicas y relacionales, entre otras, que el consumo le supone al individuo, este parece incapaz de detenerlo. (Drogues Info-Service, s.f).


Todas las SPA son potencialmente peligrosas y tienen efectos diversos en cada individuo. Por lo tanto, no es posible afirmar que una determinada sustancia sea la peor de todas las existentes. El riesgo dependerá de la persona que la consume, el uso que hace de la misma, las vías de administración, la frecuencia, el tiempo de consumo y las razones por las que consume, entre otras (Fundación de Apoyo a la Drogadicción, s.f).


Algunas sustancias son muy adictivas como por ejemplo el tabaco, la heroína y la cocaína. Otras pueden causar efectos peligrosos inmediatamente después del consumo como, por ejemplo, el éxtasis que puede inducir a una hipertermia (aumento brusco de la temperatura corporal). Otras, a lo largo del tiempo, pueden producir daños físicos como la cirrosis generada por el consumo excesivo de alcohol o las convulsiones y derrames cerebrales provocados por el consumo de ketamina en altas dosis. Y otras pueden causar impactos psicológicos y psiquiátricos importantes como, por ejemplo, la manifestación de condiciones mentales preexistentes. Sin embargo, no hay forma de predecir los riesgos particulares en cada persona (Frank, 2011).

<- Volver a Vida sin drogas...